A momentary lapse of ego


jueves, diciembre 8

Cómo derrotar a una hiena

La clave está en la paciencia. Una hiena en realidad nunca está esperando que la superen en lo que ella se considera más hábil. Por esto, la competencia es en realidad con uno mismo: un entrenamiento arduo y prolongado, múltiples ensayos, aplicar la mnemotecnia y anotar aquello que parece relevante, estudiar al que está al frente para, en ese único instante que ofrece el destino, lanzar un chiste que los deje a todos al borde del paroxismo.

En ese momento aprovechamos la confusión y hacemos uso del aresenal previamente preparado para obtener puntaje nacional, único modo de empatar con la hiena, que siempre da la prueba porque ninguna carrera la satisface.

0 Comentarios:

Deja un comentario

<< Inicio